Lo mejor es enemigo de lo bueno.

Frase de Sigmund Freud