¿En qué se parece un ginecólogo a un repartidor de pizzas? En que ambos pueden olerla pero ninguno la puede comer.

Frase de Anmimo