En una revolución, como en una novela, la parte más dificil de inventar es el final

Frase de Antoine de Saint-Exúpery