Evitar la crispación es más importante que el dialogo, porque esos niveles altísimos de crispación pueden traducirse en crispación popular. (Adolfo Suarez, Presidente de España de 1976 a 1981)

Frase de Adolfo Suarez