Hijos, lo intentásteis al máximo y fracasásteis. La lección es: no intentarlo nunca. (Homer Simpsom)

Frase de Homer Simpson