Yo no le temo al enemigo que me ataca, si no al falso amigo que me abraza.

Frase de Anmimo