La perfección de las costumbres consiste en vivir cada día como si fuera el último

Frase de Anmimo