La vida es como una escuela de gladiadores, donde los hombres viven y luchan unos contra otros

Frase de Oscar Wilde