Limitar nuestra atención a cuestiones terrestres sería limitar el espíritu humano

Frase de Anmimo