Los buenos momentos se convierten en buenos recuerdos; los malos momentos, en buenas lecciones.

Frase de Anmimo