Los golpes de la adversidad, y aun los de la violencia, son amargos, pero nunca son estériles

Frase de Carlos Carreón