Los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacen realidad. (Sigmund Freud)

Frase de Sigmund Freud