Los primeros cuarenta años de la vida nos da el texto; los treinta siguientes, el comentario

Frase de Anmimo