Nunca hay que pegarle a un hombre caído, puede levantarse.

Frase de Anmimo