Podrán encadenarme las manos, podrán encadenarme los pies, pero jamás podrán encadenarme las ideas.

Frase de El Luisma (Aída)