Para ser buen entrenador te tienen que haber echado por lo menos dos veces.

Frase de José Antonio Camacho