No consulte a su temor, sino a sus esperanzas y sueños. No piense acerca de sus frustraciones, sino sobre su potencia. (Juan XXIII)

Frase de Papa Juan XXIII