Tu vida me sirvió para morirme la muerte me enseño que hay que vivir

Frase de René Descartes