Si el rival mete un gol en el último minuto y pita el árbitro, has perdido.

Frase de José Antonio Camacho