La existencia de la realidad es la cosa más misteriosa, más sublime y más surrealista que se da.

Frase de Salvador Dalí