El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo. (Epicuro, filósofo griego)

Frase de Anmimo