Una conducta desordenada se parece a un torrente invernal de corta duración. (Epicuro, filósofo griego)

Frase de Anmimo